lunes, 8 de octubre de 2012

Mantener a Raya la Competencia

Este artículo me parece productivo y bueno de analizar. Es de un libro llamado "Todo tiene un Precio" de Eduardo Porter:



En 2005 los fabricantes de automóviles de Detroit- General Motors, Ford y Chryler- utilizaron una táctica novedosa para deshacerse de sus abundantes existencias y reactivar sus decaídas finanzas. Ofrecieron a sus clientes una oferta sin precedentes: comprar un coche con el mismo descuento que reservaban para sus empleados. Cuando Gm lanzó su programa de "Descuento de empleados para todos", las ventas aumentaron un 40% cuando Chrysler lanzó su "Campaña de precios de empleados" en julio, vendió más coches que nunca.

Un estudio llevado a cabo por los economistas de la Universidad de Califronia, Berkely, y el Instituto Tecnológico de Massachusets, reveló que muchos coches podrían haberse comprado por menos dinero antes de lanzar el programa de descuentos para empleados. Por una mayoría de modelos de GM y Chrysler, y una parte sustancial de modelos Ford los clientes pagaron más en las 2 semanas de promoción de lo que habrían pagado en las 2 semanas antes de su lanzamiento. Simplemente les dijeron que iban a conseguir una ganga y lo creyeron.

Si la competencia es el mejor amigo del consumidor, la estrategia preferida de las empresas para aprovecharse de él consiste en impedir que los consumidores averigüen dónde pueden conseguir la mejor oferta. Para muchas empresas eludir a la competencia es una cuestión de supervivencia.

1 comentario:

Montserrat Montiel Montoya dijo...

Es increíble como una estrategia puede mover a las personas para consumir algún bien, el problema es cuando se enteran del verdadero papel que jugaron en "los descuentos" de cierta empresa yo creo que se sentirán defraudados por la marca ya que simplemente los usaron, en este tipo de casos es cuando tenemos que apelar a la ética.